2. Impacto ecológico y económico

La introducción de especies foráneas o invasoras marinas se considera una de las mayores amenazas para los océanos en el mundo y puede causar impactos extremadamente severos al medio ambiente, la economía y la salud pública. Se ha pronosticado que la transferencia de organismos patógenos por medio de agua de lastre se triplicará en la próxima década debido al incremento de la globalización del comercio, el fenómeno relacionado al aumento del número, tamaño, y velocidad de los buques empleados en el transporte marítimo internacional y también por los efectos del cambio climático.

A9RD418

Grafico 1. Crecimiento de la flota mundial y principales tipos de buques

La invasión marina por especies foráneas constituye, hoy por hoy,  una prioridad mundial y sobre todo en los países que pueden ser potencialmente afectados debido a un comercio o actividad marítima en sus áreas marinas de influencia.

Según los expertos del MEPC (Marine Environment Protection Committee) no existe ningún país litoral del mundo que esté libre del efecto negativo de las aguas de lastre mal gestionadas. Es por ello que se está presionando a la Organización Marítima Internacional (OMI) para que establezca instrumentos legales potentes y efectivos que promovidos por instituciones internacionales (UICN, US-Coast Guard, UNESCO, ONU, UE, Marpol, Unión de pequeños países insulares, Gobierno de Australia, etc.) reconocidas ordenen, regulen y controlen una gestión eficiente y ecológica de las aguas de lastre y sedimentos a nivel mundial.

Los casos más graves de intrusión de especies foráneas favorecida por las aguas de lastre se encuentra el del mejillón cebra Dreissena polymorpha, originario del mar Caspio y Negro, y extendido a las aguas continentales de América del Norte y Europa meridional y el Mediterráneo occidental. Otro ejemplo más cercano lo encontramos en la cuenca del Ebro en España; el del gobio redondo Neogobius melanostomus, también procedente de los mares Caspio y Negro.

En el Mediterráneo existen, unas 600 especies invasoras de las cuales unas 30 son ecológicamente y ambientalmente peligrosas por su capacidad invasiva y por su toxicidad. El caso del alga tóxica Caulerpa racemosa es el ejemplo más significativo y de mayor impacto sobre los fondos marinos mediterráneos y cuyos efectos sobre el turismo, la economía y los ecosistemas está aún por cuantificar.

A9RD41D

Imagen 2. Invasión de Caulerpa racemosa en aguas en Baleares. Foto: Fundació Mar

La introducción de especies foráneas puede generar importantes cambios en el ecosistema generando elevadas pérdidas económicas de difícil solución asociadas a la merma de productividad en la pesca, la modificación del hábitat, una pérdida de calidad y transformación del paisaje marino y entre otros efectos la contaminación por patógenos. Todos estos procesos afectan a medio y largo plazo al turismo vinculado al mar y con efectos adversos sobre la actividad socioeconómica y la calidad de vida de las sociedades que viven de ello.

La comprensión de los valores económicos de los servicios ambientales y ecológicos que nos genera el medio marino y costero en perfecto funcionamiento requeriría  expresarse en términos estrictamente cuantitativos o monetarios. Este valor es elevadísimo e incalculable de manera precisa. Para obtener una aproximación a la evaluación económica del impacto de las especies invasoras con una perspectiva más cualitativa y menos cuantitativa, acorde con los datos disponibles, tal y como se plantea en el estudio “Economic Assessments for Ballast Water Management IMO – UICN – 2010”. Los impactos económicos de las especies exóticas invasoras pueden ser elevadísimos y ocasionar impactos sociales y ecológicos irreversibles.

Una de las peores invasiones de especies marinas se produjo en la década de 1980, cuando el ctenóforo norteamericano Mnemiopsis leidyi se introdujo en el Mar Negro a través del agua de lastre.

A9RD41F

Imágen 3. Ctenóforo de la especie Mnemiopsis leidyi, introducido en el mar Negro.

La transferencia de especies foráneas está considerada como una de las mayores amenazas para los océanos y mares a nivel mundial, siendo las aguas de lastre uno de los principales vectores.

Entre 3.000 y 4.000 tipos de especies diferentes pueden encontrarse dentro de un buque en sus tanques de agua de lastre (A Question of Ballast Protecting Ships, Preventing Species Invasions. SMITS, J. (2010) – Maryland Sea Grant College).

A nivel general, entre los impactos causados por especies introducidas se encuentran cambios a nivel de biodiversidad, introducción de depredadores, proliferaciones de algas tóxicas (Harmful Algal Blooms -HABs), problemas económicos y también pueden causar problemas importantes en salud pública provocando epidemias y la muerte de vidas humanas (Perú, 1989 – Brote de cólera – 2 millones de infectados y más de 3.500 muertes – Pandemic serotypes of Vibrio cholerae isolated from ships’ ballast tanks and coastal waters: assessment of antibiotic resistance and virulence genes (tcpA and ctxA). Microb Ecol. 2013 May;65(4):969-74. doi: 10.1007/s00248-013-0182-7. Epub 2013 Jan 30)

Las especies invasoras se reproducen rápidamente y se ha determinado que consumen grandes cantidades de huevos y larvas de peces que forman parte del zooplancton, el alimento básico de la cadena alimentaria del mar y de su producción. En el año 2002 las pérdidas anuales causadas por las especies invasoras y como consecuencia por las caídas en las capturas de peces comerciales se estimaron en al menos 240 millones de dólares.

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options