5. TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

El impacto ecológico y económico resultante de la mala gestión de las aguas de lastre y de sedimentos en la navegación de grandes buques mercantes ha sido muy elevado y sus consecuencias reales a medio y largo plazo todavía no se han cuantificado.

Esta problemática ha impulsado el desarrollo de soluciones a partir de tecnologías tradicionales de desinfección de aguas urbanas y ha impulsado elevadas inversiones para utilizar las nuevas tecnologías en la mejora de resultados en un mercado donde la demanda para cubrir las exigencias de las normativas es cada vez más exigente.

La OMI a través de la legislación internacional que integra el Convenio de Aguas de Lastre y sedimentos propone medidas y protocolos para regular y gestionar correctamente las descargas de aguas de lastre y reducir el riesgo de introducir especies ajenas y patógenos provenientes del agua de otros mares.

Las directrices de la OMI han llevado al desarrollo e implementación del estándar D2 para los sistemas de tratamiento de aguas de lastre (Todos los sistemas de tratamiento diseñados y que deseen entrar comercialmente en el mercado naval deben ser probados de acuerdo con las directrices de la OMI y de la US-Coast Guard).  Para garantizar la efectiva implementación de la legislación, la Convención de la OMI ha establecido un plan de trabajo con los armadores de buques y para lograr su cumplimiento y desarrollo. Como antes se ha mencionado se han establecido plazos específicos para que los buques nuevos y los ya existentes se adapten a esa normativa.

Es importante destacar que la agenda descrita en la Convención de la OMI y la US- Coast Guard, así como de la normativa de los países que bañan el Báltico y en aguas Australianas influirá de forma decisiva en la programación de las inversiones de los armadores para instalar sistemas de tratamiento de aguas de lastre y sedimentos en los próximos 15 años.

En el aspecto tecnológico algunas empresas consideran que la filtración de alta eficiencia seguida de la generación “in situ” de los productos de desinfección utilizando electro-cloración es la tecnología más eficaz para esta aplicación. También, la inclusión de los rayos UV en el proceso debe ser considerada como sistema de seguridad y también como opción para los sistemas más pequeños.

En general las tecnologías utilizadas hasta la fecha son con sistemas modulares de tratamiento de agua diseñados para eliminar de forma eficaz la suciedad y los organismos vivos potencialmente contaminantes y ecológicamente lesivos.

El proceso se realiza con una primera etapa de filtración, seguida por otra basada en la generación de un biocida utilizando electrocloración con el agua de mar. La producción de hipoclorito por este método está bien probada en aplicaciones marinas y es un biocida extremadamente eficaz. En otras palabras mantener el “agua muerta” en los tanques de lastre es crítico para el control de nuevo crecimiento durante los viajes.

Imagen 4. Tecnologia de desinfección electrolítica “Blapure” de Severn Trent

Imagen 4. Tecnologia de desinfección electrolítica “Blapure” de Severn Trent

Como un paso más y durante el deslastrado, se incorpora una etapa de neutralización donde se añade bisulfito de sodio para controlar los niveles de cloro residual en el agua descargada de acuerdo a los estándares internacionales reconocidos. A lo largo del proceso, el sistema de tratamiento de las aguas de lastre se debe de monitorear y registrar continuamente los niveles residuales del biocida, así como de los agentes neutralizantes.

El trabajo en aplicaciones marinas y offshore comprende cuestiones críticas de espacio, eficiencia, área de trabajo y costes de operación. Los nuevos sistemas deben ser diseñados teniendo en cuenta las necesidades de los buques, la seguridad de la carga, los operadores y de las instalaciones portuarias.

Imagen 5. Elementos de un sistema de filtración de aguas de lastre - BSFc-H-1.6 automatic filter.

Imagen 5. Elementos de un sistema de filtración de aguas de lastre – BSFc-H-1.6 automatic filter.

Imagen 6. Instalación de un filtro automático BSFc-H-1.6

Imagen 6. Instalación de un filtro automático BSFc-H-1.6

Otras tecnologías más innovadoras proporcionan sistemas de filtración con membrana de ósmosis inversa para solucionar cualquier necesidad del uso y/o aplicaciones del agua de mar. El uso de componentes de calidad y con un nivel de eficiencia máximo pueden producir agua tratada, libre de partículas de materia o contaminantes. Además los sistemas de filtración con membranas especiales trabajan con capacidades estándar de 4,7 m³/h a 78,9 m³/h.

Otras tecnologías más innovadoras proporcionan sistemas de filtración con membrana de osmosis inversa para solucionar cualquier necesidad de uso y/o aplicaciones del agua de mar. El uso de componentes de calidad y con un nivel de eficiencia máximo pueden producir agua tratada, libre de partículas de materia o contaminantes. Además los sistemas de filtración con membranas especiales trabajan con capacidades estándar de 4,7 m³/h a 78,9 m³/h.

En definitiva todos los sistemas de tratamiento de aguas de lastre deben ser aprobados y deben cumplir con las directrices del G-8 MEPC.174 (58) y las directrices G9 MEPC.169 (57), si se utilizan sustancias activas.

En julio de 2013, había 33 sistemas de gestión de aguas de lastre BWMS homologados disponibles en el mercado, además de otros 45 sistemas en proceso de aprobación o en la fase de desarrollo inicial. Dos sistemas de gestión de aguas de lastre se han retirado del mercado habiendo sido previamente homologados (SEDNA – Hamann AG & Unitor BWTS – Wilhelmsen).

La US-Coast en fecha 26.06.13 ha aceptado los siguientes sistemas de tratamiento de aguas de lastre para buques que navegan por aguas americanas.

A9RD42CComo se establece en el convenio de aguas de lastre (BWC) , la gestión de los sedimentos derivados de la gestión de las aguas de lastre no es una cuestión resuelta ni en los buques y tampoco en los puertos. Desde el punto de vista del sector naval se percibe un gran problema al cual es muy importante darle solución para cuando el convenio entre en vigor.

Estas soluciones vendrían por una parte trabajando en la prevención de la introducción y acumulación de fangos en los tanques de lastre y, por otro, durante su eliminación en los puertos cuando el buque está en fase de mantenimiento o retrofit.

La cuestión de la gestión de los sedimentos no ha aportado, por ahora,  ninguna solución técnica efectiva por parte de los puertos receptores de estos residuos y de las empresas que los deben gestionar.

Imagen 7. Lodos y sedimentos dentro de un tanque de lastre y buque en marina seca para acciones de retrofit y limpieza de tanques de lastre y casco.

Imagen 7. Lodos y sedimentos dentro de un tanque de lastre y buque en marina seca para acciones de retrofit y limpieza de tanques de lastre y casco.

En relación a las instalaciones de recepción, el BWM Convention resalta en el Artículo 5. Instalaciones de Recepción de Sedimentos que “las Partes deberán asegurar que los puertos y terminales donde se limpian o reparan los tanques de aguas de lastre, tengan unas instalaciones adecuadas para la recepción de sedimentos”.

Las siguientes guías han sido desarrolladas y adoptadas con la finalidad de contribuir a una implementación uniforme del BWM Convention:

  • Guidelines for sediment reception facilities (G1) adopted by resolution EPC.152(55).
  • Guidelines for ballast water sampling (G2) (resolution MEPC.173(58)).
  • Guidelines for ballast water management equivalent compliance (G3) adopted by resolution MEPC.123(53).
  • Guidelines for ballast water management and development of ballast water management plans (G4) adopted by resolution MEPC.127(53).
  • Guidelines for ballast water reception facilities (G5) adopted by resolution MEPC.153(55).
  • Guidelines for ballast water exchange (G6) adopted by resolution MEPC.124(53).
  • Guidelines for risk assessment under regulation A-4 of the BWM convention (G7) adopted by resolution MEPC.162(56).
  • Guidelines for approval of ballast water management systems (G8) (resolution MEPC.174(58))
  • Procedure for approval of ballast water management systems that make use of Active Substances (G9) (resolution MEPC.169(57)).
  • Guidelines for approval and oversight of prototype ballast water treatment technology programmes (G10) adopted by resolution MEPC.140(54).
  • Guidelines for ballast water exchange design and construction standards (G11) adopted by resolution MEPC.149(55).
  • Guidelines on design and construction to facilitate sediment control on ships (G12) adopted by resolution MEPC.150(55).
  • Guidelines for additional measures regarding ballast water management including emergency situations (G13) adopted by resolution MEPC.161(56).
  • Guidelines on designation of areas for ballast water exchange (G14) adopted by resolution MEPC.151(55).
  • Guidelines for ballast water exchange in the Antarctic treaty area adopted by resolution MEPC.163(56).

 

 

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options