02. ANTECEDENTES

En el Mediterráneo antiguo, ya desde la fecunda revolución intelectual de los griegos, se plantearon las primeras concepciones de la Biosfera a partir de la construcción de un pensamiento sobre la Naturaleza que tendía a liberarse de las creencias religiosas arcaicas. Con el nacimiento del racionalismo de Sócrates (470-399aC.) y del milagro griego del pensamiento de Platón (427 – 347 a. C.) se forja una nueva visión de la relación hombre-naturaleza.

Ahora, en este fragmento de tiempo considerable, la percepción de la relación del hombre con la Naturaleza ha pasado de ser dependiente  y condicionada a ser independiente y condicional. Así, la evolución cultural y el desarrollo tecnológico de la sociedad humana  nos ha hecho terriblemente arrogantes ante la naturaleza, cosa que ha propiciado nuestro distanciamiento e interacción de la Biosfera. Todavía hoy, el cazador que mata por placer es dueño de la vida que ha extinguido y el observador que mira la vida por placer y conocimiento, no tiene derecho a la preservación y existencia de aquello que mira.

Todavía tenemos un pensamiento ambientalmente arcaico y unos valores que no nos ayudan a vivir en equilibrio con el entorno. Sin ir más lejos, nuestro modelo de desarrollo prima la producción, la competitividad y el poder por encima de la elaboración, la competencia y el saber. Todo pasa en un mundo finito, frágil y extraordinariamente generoso.

A escala ecológica, los grandes cambios ambientales que el hombre impone a la Tierra, directa o indirectamente, siempre nos han afectado a todos. Antes, lo que pasaba, es que esto no lo sabíamos. Afortunadamente, las cosas han cambiado. El desarrollo humano es cada vez más importante y esto es directamente proporcional al número de impactos ambientales que hay sobre la naturaleza con repercusiones a escala planetaria.

La opinión pública y las empresas empiezan a tener una conciencia ecológica colectiva cada vez más importante y, como reacción, se desarrollan acciones en pro de la conservación del mar y de la naturaleza en general, la solidaridad y la sostenibilidad. La Fundación Mar nace de esta inquietud y a partir de una importante experiencia de sus promotores en el ámbito ambiental y empresarial; nuestro objetivo es forjar una entidad dinámica y comprometida con su propósito.

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options